Entrenamiento en Suspensión

Se trata de una forma de entrenar distinta, muy funcional y que admite un gran número de variaciones de ejercicios y movimientos.

Trabajar todo tu cuerpo en un mínimo espacio es posible, y es uno de los cinco principales beneficios del Entrenamiento en Suspensión es un tipo de entrenamiento que permite entrenar todo el cuerpo con el mismo “accesorio”: El entrenamiento en suspensión es funcional, ya que permite trabajar movimientos que implican grandes cadenas musculares.

Al disponer de menos apoyos que cuando trabajamos de forma tradicional, nuestra sección media o core debe estar activado al 100%: él nos estabiliza, y por él pasan todas las fuerzas que generamos.

Trabajar con nuestro peso corporal, nos permite aumentar nuestra fuerza y resistencia muscular, y tonificar todo nuestro cuerpo. También a ello s ele puede sumar muñequeras o tobilleras con peso para aumentar la dificultad. Si aplicamos el entrenamiento en suspensión en un circuito de intervalos obtendremos, además de los beneficios anteriormente mencionados, un buen entrenamiento cardiovascular y quemagrasas. Tiempos de trabajo moderados, realizando tantas repeticiones del movimiento como nos sea posible, y descansos cortos son la clave para maximizar la quema de grasas. El entrenamiento en suspensión perfectamente combinable con otros implementos como el Fitball, el Bosu o las bandas elásticas, por lo que la variedad de ejercicios que podemos realizar es prácticamente inagotable